lunes, 24 de noviembre de 2014

VIDEO SOBRE USO DE TENSIOMETROS

42 comentarios:

  1. Angela Gioconda Jaimes Coronado27 de noviembre de 2014, 17:51

    Los tensiómetros miden la intensidad de la fuerza con la que el suelo retiene el agua. Los tensiómetros son instalados a la profundidad deseada. A medida que el suelo se seca, comienza a succionar agua de la columna de agua a través del bulbo de cerámica. Esta fuerza se mide entonces con un indicador de succión. Algunos modelos más nuevos han reemplazado el indicador de succión con un sensor electrónico. Estos dispositivos electrónicos usualmente son más sensibles que los indicadores de aguja. Los tensiómetros funcionan bien en los suelos con alto contenido de agua, pero tienden a perder buen contacto con el suelo cuando la tierra se pone muy seca. Al igual que los bloques de resistencia eléctrica, los tensiómetros generalmente son difíciles de recuperar en suelos arcillosos.
    Conocer el funcionamiento de estos es muy importante para definir el momento óptimo de los riegos y el estado hídrico de los suelos; existen algunas ventajas y desventajas de los tensiómetros
    Ventajas
    • Trabaja bien en rango saturado.
    • Fácil instalación y mantenimiento
    • Se puede operar en largos períodos.
    • Se puede usar en un sistema automático.
    Desventajas
    • Difícil de traducir los datos a contenido volumétrico de agua.
    • Requiere un mantenimiento regular.
    • Sujeto a roturas.
    • Costoso sistema de automatización.
    • Rango de uso limitado.
    En que nos debe ayudar un Tensiómetro
    1. Indicarnos como completar el déficit en toda la zona humedecida (bulbo húmedo).
    2. Que nos ayude a evitar que se desplace todo el aire del volumen del suelo.
    3. Lograr un riego eficiente y por ende lograr la economía de agua.
    4. Evitar la acumulación de sales y exceso de fertilizantes dentro del sistema radicular.
    5. Evitar el estado de falta de movimiento del agua en el suelo.

    ResponderEliminar
  2. Helberth Maldonado Moreno28 de noviembre de 2014, 12:15

    Los Tensiómetros son instrumentos simples y confiables que proveen una medición del estado de la humedad del suelo. Han estado en uso por muchos años y debido a su diseño simple y construcción durable, continúan siendo los instrumentos estándar para la medición de tensión e indica indica si en el suelo existe suficiente humedad disponible para la planta.
    También ayudan a contestar las preguntas del agricultor, ¿cuándo regar y cuánta agua aplicar?. El mantenimiento de condiciones apropiadas de humedad es un requisito necesario para el crecimiento y calidad óptima de la planta. Monitorear el estado de la humedad permite efectuar riegos eficientes y en el tiempo apropiado, así como evitar irrigaciones innecesarias. Los tensiómetros deben ser instalados en lugares que representan las condiciones en el campo. El número de estaciones de tensiómetros depende de las variaciones en el campo. Por ejemplo, de acuerdo a los diferentes tipos de cultivos, los distintos sistemas de riego, diferentes tipos de suelo etc.

    Los tensiómetros deben ser instalados donde la planta absorbe el agua, es decir, a la misma distancia de los goteos, las plantas vecinas, etc.

    ResponderEliminar
  3. nancy andrea barajas.28 de noviembre de 2014, 14:28

    el tensiometro nos indica el estado de la humedad del suelo y nos ayuda a saber cuando regar y cuanta agua se requiere aplicar; dichos instrumentos son utilizados en en agricultura, invernaderos, plantaciones frutales, etc.
    el tensiometro da buenos resultados en:
    -Riego por goteo
    -Suelos arenosos

    Los tensiómetros miden la tensión con que el agua está "agarrada" por el suelo. Las raices tienen que superar esta tensión para extraer el agua.

    La lectura debe ser diaria durante el periodo de consumo elevado del cultivo, a la misma hora y siempre antes del riego.

    Lecturas bajas de tensión indican condiciones humedas, con agua disponible y facil para las plantas extraer. Cuando el suelo se seca, el agua restante está agarrada con más fuerza. Las lecturas del tensiómetro suben, y las raices tienen más dificultad para extraer agua y mantener el crecimiento óptimo. A cierto punto, es necesario regar para mantener el crecimiento y calidad.

    ResponderEliminar
  4. RICARDO ANDRES SALAZAR ANGARITA28 de noviembre de 2014, 14:50

    La instalación de tensiómetros
    Los tensiómetros deben ser colocados correctamente para que las lecturas representen correctamente la humedad del suelo. Las lecturas correctas nos ayudarán a llegar a conclusiones correctas para la programación de riego.

    En cada estación de monitoreo hay que colocar dos tensiómetros, en dos profundidades diferentes - uno en el centro activo del sistema de raíces, y el otro, más profundo, por debajo del sistema de raíces. Para la mayoría de los cultivos vegetales, por ejemplo, esto significa un tensiómetro en una profundidad de 20-30cm y uno en 40-60cm.

    Es importante que la capa de cerámica del tensiómetro tenga en buen contacto con la tierra circundante. Taladre un hoyo en el suelo, en el diámetro del tubo del tensiómetro y en la profundidad adecuada. Empape el hoyo con agua e inserte el tensiómetro en el hoyo. Ponga suelo alrededor del tensiómetro y comprime el suelo con cuidado, a su densidad natural, pero no más apretado, así que esto no interfiera con las lecturas del tensiómetro.

    El Manejo de riego con tensiómetros
    El tensiómetro superficial es utilizado para determinar cuándo se necesita aplicar el agua y el tensiómetro más profundo es utilizado para ajustar la cantidad de agua para aplicar.

    Cuando la lectura del tensiómetro superficial alcanza un determinado valor, el riego es necesario. Una manera de determinar este valor es utilizar la curva de retención de agua en el suelo. Otra forma es la siguiente: registre diariamente las lecturas del tensiómetro superficial, a la misma hora del día. Al principio, las lecturas del tensiómetro subirán lentamente, hasta el día en que la lectura aumentará drásticamente. El valor del día antes de este aumento agudo tiene que ser utilizado para la programación del riego.

    Cada vez que la lectura del tensiómetro alcanza este valor, hay que aplicar el riego. El intervalo entre los riegos cambiará según el consumo del agua de su cultivo.

    El tensiómetro profundo indica si el agua de riego llegó por debajo del sistema de raíces. Si el agua de riego llegó al tensiómetro más profundo, su lectura bajará a cero, pero si la cantidad de agua de riego fue demasiado bajo, el tensiómetro más profundo mostrará una lectura más alta que la lectura del tensiómetro superficial.

    En este caso, no hay lixiviación de sales por debajo del sistema de raíces y las sales pueden acumularse y dañar el cultivo.

    Si la zona activa de las raíces estuviera completamente mojada, ambos tensiómetros darán una lectura cercana a cero poco después del riego, y como el suelo se seca, las lecturas aumentarán gradualmente.
    http://www.smart-fertilizer.com/articulos/tensiometros-2

    ResponderEliminar
  5. Estos son instrumentos bastantes sencillos de utilizar y se adaptan a la mayoría de suelos que se pueden encontrar. Dependiendo del modelo, están pensados para aguantar las inclemencias del tiempo, ya que algunos se dejan de forma permanente en el suelo, con el fin de ganar en comodidad.
    El tema de la profundidad a la que se tiene que introducir la sonda es relativamente sencillo. Hay que hacer varias pruebas, a no ser que se tengan varias picas. Lo recomendable es hacer un análisis de la humedad contenida en los primeros niveles del suelo, donde se encuentran las raíces más superficiales, y después otro análisis con una mayor profundidad, con el fin de conocer el contenido de agua en las capas profundas.

    ResponderEliminar
  6. SNEYDHER ALEXANDER RANGEL CAMACHO28 de noviembre de 2014, 17:22

    El aparato consta de un depósito que se llena de agua, una cápsula porosa de cerámica y un vacuómetro para medir la presión. Su funcionamiento se base en que conforme se va secando el suelo debido a la evaporación y a la absorción de agua por parte de las plantas, dicho suelo más agua extrae del tensiómetro a través de la cápsula porosa. Esta extracción de agua crea una presión negativa en el depósito, valor que es registrado por un vacuómetro.

    De esta manera, cuanto más seco esté el suelo mayor presión de succión ejercerá sobre el dispositivo, y mayores valores de presión marcará el vacuómetro. Cuando llueve o se riega ocurre el proceso contrario, el agua penetra a través de la cápsula al interior del depósito, reduciéndose la tensión, hasta llegar a su valor inicial, cero, en caso de quedar el suelo saturado de agua.

    ResponderEliminar
  7. Wilder F. Salazar Valderrama29 de noviembre de 2014, 9:15

    El tensiómetro se compone de un tubo depósito impermeable, en cuya base porta una cápsula de cerámica porosa en su extremo inferior, un manómetro de depresión graduado en centibares en la parte superior (vacuómetro), una cámara de reserva, y una tapa con rosca en la parte superior provista en el interior de un tapón de neopreno.
    La punta cerámica porosa deja circular el agua desde el suelo al tensiómetro o viceversa, permitiendo evaluar la disponibilidad de agua del suelo según la lectura de la tensión transmitida al vacuómetro. Para ello, la punta cerámica del tensiómetro debe colocarse a la profundidad donde se produce el máximo desarrollo radicular del cultivo.
    PREPARACIÓN E INSTALACIÓN EN EL SUELO:
    Junto con los tensiómetros, es necesario adquirir un líquido alguicida para impedir que la punta cerámica se obture y una bomba manual de vacío. Además, hay que disponer de una barra de hierro del mismo grosor que el tubo del tensiómetro (20-22 mm de diámetro) con el extremo redondeado y con graduaciones de 15, 30 y 45 cm de profundidad o más si se van a utilizar tensiómetros más largos. Para prepararlos e instalarlos en el terreno se procederá como sigue:
    - Preparar en un cubo agua con el líquido alguicida, siguiendo las instrucciones de dosificación, que suelen ser de un tapón del frasco para 4 litros de agua, preferentemente destilada o de lluvia.
    - Rellenar el tubo de los tensiómetros con el agua tratada e introducirlos sin tapar en el cubo con 24 horas de antelación, como mínimo, a su instalación en el terreno, para que se saturen de agua los poros de la punta cerámica.
    - Dirigirse a la zona donde se colocarán los tensiómetros transportándolos inmersos en el cubo y abrir un agujero con la barra de hierro con una profundidad similar a la del tensiómetro que se vaya a colocar. Rellenar el tensiómetro con el preparado, incluyendo la cámara de reserva, y hacer el vacío con la bomba, llegando un par de veces a 80-85 centibares. Para retornar a cero desconectar suavemente la bomba para que el descenso de la aguja sea suave y no se dañe, desplazando ligeramente el cierre o ventana de goma que lleva la ventosa de la bomba.
    - Colocar el tensiómetro en el agujero asegurando el perfecto contacto de la punta cerámica con el fondo. Aplicar de nuevo la bomba de vacío, con cuidado de no forzar la situación del tensiómetro en el terreno, hasta que dejen de aparecer burbujas de aire. Rellenar el líquido y colocar el tapón, sin exagerar su enroscado. Al poco tiempo de su instalación se podrá observar el movimiento de la aguja que, al cabo de 30-40 minutos, se situará en la lectura correspondiente a la disponibilidad de agua del suelo.
    - Observar en los próximos días si desciende el nivel del líquido o si aparecen burbujas de aire, en tal caso hay que rellenar la cámara y colocar nuevamente el tapón. Los tensiómetros deberán instalarse correctamente, para lo cual, además de las instrucciones reseñadas, se colocarán de manera que el vacuómetro o manómetro quede a unos 3-5 cm del nivel del suelo, cerciorándose de que haga un quede hueco en la superficie.
    NÚMERO DE ESTACIONES DE CONTROL Y LOCALIZACIÓN:
    El número de tensiómetros por parcela puede limitarse a cuatro agrupados en dos estaciones de medida, para por un lado, asegurar la validez de las lecturas; pues al tener dos controles la similitud de las lecturas validará el estado de humedad del suelo, mientras que la disparidad indicará algún defecto en uno de los dos tensiómetros; y por otro, controlar la homogeneidad de la distribución del agua de riego. En cultivos hortícolas con sistemas radiculares poco profundos, ambos tensiómetros serán de la misma longitud, situando la punta cerámica en la zona de máximo desarrollo radicular. Sin embargo, en cultivos cuyo sistema radicular sobrepase los 45 cm se colocará un tensiómetro más corto en la zona donde se desarrolla el 25% del sistema radicular y otro más largo en la zona donde corresponda al 75%.

    ResponderEliminar
  8. El tensiometro es un instrumento que indica la tensión con que el agua está adherida a las partículas del suelo. Los cambios que ocurren en el espesor de la capa (película) de agua que rodea las partículas del suelo alteran a tensión del agua en el mismo. Estos cambios se expresan en fluctuaciones de tensión de la humedad en el suelo. En la práctica, el tensiómetro mide rangos de succión que corresponden a rangos de humedad del suelo bajo las cuales las raíces de las plantas absorben activamente el agua.

    El uso del tensiómetro es una de las prácticas tecnológicas de la agricultura moderna. La aplicación eficiente de riego requiere que se usen las cantidades óptimas de agua y que esta esté disponible cuando la planta la necesita. Las plantas requieren que el suelo mantenga una cantidad de humedad, la cual varía de acuerdo con su especie y su estado de crecimiento a desarrollo, para no caer en estrés y finalmente en marchitamiento permanente. La cantidad de agua que se aplique debe reponer totalmente la humedad requerida por el suelo para alcanzar la humedad a capacidad de campo. Esta es la cantidad máxima de agua que se puede retener entre partículas del suelo y que está disponible para el uso por las plantas, si se aplica una cantidad mayor de agua la misma se perderá por efecto de la fuerza de gravedad hacia niveles más profundos en el suelo a por escorrentia superficial.

    ResponderEliminar
  9. VIDEO PARA EVISAR MUY BUENO https://www.youtube.com/watch?v=_tNkk1cTfJw

    Al utilizar el tensiometro corremos riesgos por al utilizar La capa de cerámica simula movimiento del agua a través del suelo. Cuando la tierra alrededor de la taza de cerámica se seca, el agua es arrastrada fuera del tubo sellado, y la lectura del medidor sube. Mientras más seco se encuentra el suelo, más alta será la lectura del tensiómetro. Cuando el suelo se moja, el agua entra en el tubo, bajando la lectura lo más cercana a cero.
    En diferentes suelos, la misma lectura del tensiómetro indica diferente contenido de humedad. Esto es debido a que cada suelo tiene sus propias características de retención de agua. Así que en la misma tensión, diferentes suelos retienen una cantidad diferente de agua.

    ResponderEliminar
  10. CARLOS MAURICIO SUAREZ MILLAN30 de noviembre de 2014, 16:20

    el uso del tensiometro se ha vuelto una herramienta importante en el hoy en dia en la cual se puede conocer la fuerza que ejercen las raices para capturar la humedad existente en el suelo o se puede decir que es un instrumento que indica la tensión con que el agua está adherida a las partículas del suelo. Los cambios que ocurren en el espesor de la capa de agua que rodea las partículas del suelo alteran a tensión del agua en el mismo.
    Esto nos da un indice de cuanta agua necesita el suelo para ser aprovechada efectivamente por las raíces de la planta.

    ResponderEliminar
  11. Tensiómetros son instrumentos simples y confiables que proveen una medición del estado de la humedad del suelo. Han estado en uso por muchos años y debido a su diseño simple y construcción durable, continúan siendo los instrumentos estándar para la medición detención. El ámbito efectivo de lectura del tensiómetro es de 0 a 0.8 bares (80 centibares), por lo que para la determinación de valores de succión mayores a 0.8 bares, es necesario el uso de otros aparatos. En algunos suelos arenosos, las lecturas de los tensiómetros cubren hasta un 80% del agua disponible para las plantas. Es importante recordar que los tensiómetros no están influenciados por las sales.
    Antes de colocar tensiómetros en el suelo, capa de cerámica debe de estar en remojo por 24 horas en agua con un desinfectante. Entonces, el tubo debe estar completamente lleno de agua, para que todo el aire sea quitado.

    Los tensiómetros deben ser instalados en lugares que representan las condiciones en el campo. El número de estaciones de tensiómetros depende de las variaciones en el campo. Por ejemplo, de acuerdo a los diferentes tipos de cultivos, los distintos sistemas de riego, diferentes tipos de suelo etc.

    El tensiómetros deben ser instalados donde la planta absorbe el agua, es decir, a la misma distancia de los goteos, las plantas vecinas, etc.

    ResponderEliminar
  12. "Tensiómetro" significa literalmente " medidor de tensión". Para absorber el agua del suelo, la planta tiene que superar la tensión de succión del suelo. Esta tensión se mide por el tensiómetro para indicar si en el suelo existe suficiente humedad disponible para la planta.

    Un tensiómetro consiste en un medidor de vacío y un tubo sellado con una capa de cerámica porosa. La capa de cerámica simula movimiento del agua a través del suelo. Cuando la tierra alrededor de la taza de cerámica se seca, el agua es arrastrada fuera del tubo sellado, y la lectura del medidor sube. Mientras más seco se encuentra el suelo, más alta será la lectura del tensiómetro. Cuando el suelo se moja, el agua entra en el tubo, bajando la lectura lo más cercana a cero.
    En diferentes suelos, la misma lectura del tensiómetro indica diferente contenido de humedad. Esto es debido a que cada suelo tiene sus propias características de retención de agua. Así que en la misma tensión, diferentes suelos retienen una cantidad diferente de agua.
    De este modo, los suelos pesados contienen más agua que los suelos arenosos. Por lo tanto, para los suelos arenosos, la programación de riego debe ser más frecuente y las lecturas más altas en el tensiómetro. Para la mayoría de los suelos, una lectura por debajo de 10 Cbar (o kPa) es una indicación de un suelo mojado, y por encima de 50 significa que el suelo esta seco.

    ResponderEliminar
  13. Lorena Rodriguez Dulcey24 de febrero de 2015, 11:18

    Este instrumento es vital y de gran importación para saber en qué momento ejecutar el riego en los distintos cultivos. El tensiómetro trata de funciona como una raíz verdadera de esta forma se facilita la labor de decidir en momento de riego como se había mencionado antes.
    Las ventajas que se pueden nombrar son el bajo costo para adquisición de este, su uso fácil, cuenta con una escala optima; la desventajas son lastimosamente la mala calidad de los manómetros, no admiten la calibración, baja sensibilidad en el rango 0-20 y delicado en los bordes. Periódicamente se deben anotar las lecturas de la tensión; las cuales conviene tomar siempre la misma hora del día. Con estos datos se elabora un gráfico, es de gran importancia vigilar el nivel del agua del depósito, y rellenar si disminuye demasiado.

    ResponderEliminar
  14. Mónica Patricia Peña Jaimes28 de febrero de 2015, 17:11

    Como seres humanos debemos tener en cuenta el uso racional del agua ya que es nuestro mayor recurso para la supervivencia en este planeta.
    Consejos sobre el uso racional del agua
    1 – Cuando te laves los dientes, utiliza un vaso. No dejes el grifo abierto. Llena moderadamente el lavabo para lavarte la cara, las manos o afeitarte. Ahorrarás 12 litros al minuto.
    2 – No uses el inodoro como cubo de basura, coloca una papelera.
    Ahorrarás de 6 a 12 litros cada vez.
    3 – Cierra levemente la llave de paso de vivienda, no apreciarás la diferencia y ahorrarás una gran cantidad de agua diariamente.
    4 – Repara los grifos o duchas que gotean o cambiarlos por sistemas mono mando. Ahorrarás una media de 170 litros de agua al mes. Pon dispositivos de ahorro en los grifos y duchas, reducirás el consumo casi en un 50%.
    5 – Utiliza la lavadora y el lavavajillas con la carga completa y el programa adecuado. Cuando lavas a mano consumes un 40% más de agua.
    6 – Riega tus plantas y el jardín al anochecer o amanecer. Utiliza sistemas de riego automáticos, por goteo.
    7 – Instala una cisterna de doble pulsador. Reducirás a la mitad el consumo de agua.
    8 – Dúchate en vez de bañarte y cierra el grifo mientras te enjabonas.
    Ahorrarás un media de 150 litros cada vez.
    9 – Utiliza siempre el sentido común y no desperdicies ni una gota de agua.
    10- En caso de avería ponte en contacto con nosotros, intentaremos atenderte con rapidez y servicio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mónica Patricia Peña Jaimes16 de marzo de 2015, 16:07

      Que pena este comentario era del anterior documento

      Eliminar
  15. jhon Alex Cardenas (2124208)11 de marzo de 2015, 18:43

    como tal esta es una herramienta de gran utilidad para cultivos y plantaciones ya que con este instrumento podemos saber que cantidad de agua requiere el suelo y de esta forma tener un plan de riego para que los cultivos o plantaciones nunca presenten ni estrés ni falta de agua.

    también cabe mostrar que aparte de los tensiometros también existen los sensores de humedad que cumplen con la misma función y son mas accesibles en términos económicos.
    Sensores de humedad




    Un hidrómetro o humedímetro es un aparato que lo introduces en la tierra de donde quieres ver la humedad.

    Existen muchas marcas y modelos. Son instrumentos de precio económico.

    En macetas son típicos, pero en tierra o en césped, el aparato marca el nivel de humedad del terreno indicando si está seco o húmedo.


    Las plantas mejoran mucho porque entre otras cosas se evitan los excesos de agua.

    No obstante, hay que considerar que depende del tipo de planta, si necesita más o menos humedad (no es lo mismo una azalea que un cactus), puesto que sus necesidades pueden ser totalmente distintas.
    Como mínimo una orientación dan, pero la experiencia es la mejor guía. Trucos respecto al césped basados en la experiencia:

    - El césped te dice que necesita riego cuando al pisarlo se aplasta y no se recupera.

    - Si haces un pequeño agujero y la tierra está casi seca.

    - Si reduces el riego diario, cuando veas que empeora su aspecto, es que ha llegado al mínimo.

    ResponderEliminar
  16. Mónica Patricia Peña Jaimes16 de marzo de 2015, 16:05

    La instalación de tensiómetros
    Los tensiómetros deben ser colocados correctamente para que las lecturas representen correctamente la humedad del suelo. Las lecturas correctas nos ayudarán a llegar a conclusiones correctas para la programación de riego.

    En cada estación de monitoreo hay que colocar dos tensiómetros, en dos profundidades diferentes - uno en el centro activo del sistema de raíces, y el otro, más profundo, por debajo del sistema de raíces. Para la mayoría de los cultivos vegetales, por ejemplo, esto significa un tensiómetro en una profundidad de 20-30cm y uno en 40-60cm.

    Es importante que la capa de cerámica del tensiómetro tenga en buen contacto con la tierra circundante. Taladre un hoyo en el suelo, en el diámetro del tubo del tensiómetro y en la profundidad adecuada. Empape el hoyo con agua e inserte el tensiómetro en el hoyo. Ponga suelo alrededor del tensiómetro y comprime el suelo con cuidado, a su densidad natural, pero no más apretado, así que esto no interfiera con las lecturas del tensiómetro.

    El Manejo de riego con tensiómetros
    El tensiómetro superficial es utilizado para determinar cuándo se necesita aplicar el agua y el tensiómetro más profundo es utilizado para ajustar la cantidad de agua para aplicar.

    Cuando la lectura del tensiómetro superficial alcanza un determinado valor, el riego es necesario. Una manera de determinar este valor es utilizar la curva de retención de agua en el suelo. Otra forma es la siguiente: registre diariamente las lecturas del tensiómetro superficial, a la misma hora del día. Al principio, las lecturas del tensiómetro subirán lentamente, hasta el día en que la lectura aumentará drásticamente. El valor del día antes de este aumento agudo tiene que ser utilizado para la programación del riego.

    Cada vez que la lectura del tensiómetro alcanza este valor, hay que aplicar el riego. El intervalo entre los riegos cambiará según el consumo del agua de su cultivo.

    El tensiómetro profundo indica si el agua de riego llegó por debajo del sistema de raíces. Si el agua de riego llegó al tensiómetro más profundo, su lectura bajará a cero, pero si la cantidad de agua de riego fue demasiado bajo, el tensiómetro más profundo mostrará una lectura más alta que la lectura del tensiómetro superficial.

    En este caso, no hay lixiviación de sales por debajo del sistema de raíces y las sales pueden acumularse y dañar el cultivo.

    Si la zona activa de las raíces estuviera completamente mojada, ambos tensiómetros darán una lectura cercana a cero poco después del riego, y como el suelo se seca, las lecturas aumentarán gradualmente.

    ResponderEliminar
  17. El medidor de humedad o tensiómetro para el suelo y las plantas
    Hoy os damos a conocer un instrumento o herramienta muy útil para la agricultura especializada. Para aquellos a los que se les resista el tema de riego y no saben con exactitud la cantidad y frecuencia de aportación de agua que hay que realizar según el cultivo, os contamos algunas cosas interesantes sobre el medidor de humedad y los tensiómetros.
    Las aplicaciones de un medidor de humedad son amplísimas. Obviamente, aquellos destinados a la agricultura y a las plantas están pensados para medir la humedad que contiene un suelo. Si conocemos ese dato, directamente sabremos la disponibilidad de agua que una raíz puede absorber.
    Sin ánimo de entrar en detalles de cómo actúa o queda retenida el agua en el suelo, se puede resumir que hay distintos niveles de “concentración”, para el cuál, llegado al límite, las raíces son incapaces de absorber más agua. Es algo así como una pajita larga, muy larga, y un vaso lleno de agua. Por mucho que intentamos absorber, no generamos suficiente capacidad de succión para lograr que el agua suba hasta nuestra boca.
    ¿Para qué sirve un tensiómetro?
    A estas alturas del artículo ya sabrás de qué trata el tensiómetro o medidor de humedad. Una herramienta que consta de una o una serie de picas que se clavan al suelo (la profundidad la pones tu en función del cultivo) y te proporciona algunos parámetros relacionados con el riego (humedad, temperatura, conductividad, etc.), de cara a poder calibrar o modificar la dosis y frecuencia de aportación de agua a tus plantas.
    A pesar del nombre (tensiómetro), son instrumentos bastantes sencillos de utilizar y se adaptan a la mayoría de suelos que podemos encontrar. Dependiendo del modelo, están pensados para aguantar las inclemencias del tiempo, ya que algunos se dejan de forman permanente en el suelo, con el fin de ganar en comodidad.
    El tema de la profundidad a la que tenemos que introducir la sonda es relativamente sencillo. Hay que hacer varias pruebas, a no ser que tengamos varias picas. Lo recomendable es hacer un análisis de la humedad contenida en los primeros niveles del suelo, donde se encuentran las raíces más superficiales, y después otro análisis con una mayor profundidad, amén de conocer el contenido de agua en las capas profundas.

    ResponderEliminar
  18. Jefferson Andrés Vera Orozco23 de marzo de 2015, 14:48

    Un tensiómetro es un instrumento que indica el estado de la humedad del suelo y ayudan a contestar las preguntas de cuándo regar y cuánta agua aplicar.

    Los tensiómetros se usan en agricultura, invernaderos, plantaciones frutales, etc. Tienen un empleo más profesional, en horticultura comercial, siendo más populares otro tipo de sensores de humedad en jardines particulares, huertos, frutales... No obstante, los tensiómetros van perfectamente en cultivo de plantas por parte de aficionados.

    Un tensiómetro da buenos resultados en:

    Riego por goteo

    Suelos arenosos (sueltos)
    En riego por inundación o a manta y en suelos arcillosos no son tan fiables.

    Instalación y mantenimiento

    Los tensiómetros son fáciles de instalar y usar.

    Se rellena el tensiómetro con agua destilada completamente y se coloca la zona de la cápsula porosa en un recipiente con agua destilada a un nivel que la cubra totalmente, sin la tapa rosca superior (para saturar la cápsula) durante 24 horas. Al transportar el instrumento hay que proteger la punta de cerámica de la sequedad del aire con un paño húmedo o similar. Con una barrena se hace un hoyo de tamaño apropiado en el suelo. Se introduce un puñado de tierra suelta en el fondo y se coloca el tensiómetro presionando cuidadosamente. Se rellena con tierra alrededor dejando un pequeño alto para evitar apozamientos que interfieran en las lecturas. Dejar al menos 3 cm de espacio entre la superficie de la tierra y la base del vacuómetro.

    De vez en cuando puede que el tensiometro necesite ser llenado con agua. Usualmente, bajo condiciones regadas, el tensiómetro se llena por sí mismo cuando el agua de riego se aplica al campo. Si el suelo es blando y está recién regado puede introducirse directamente al suelo presionándolo suavemente para no dañarlo. Una vez instalado, se agrega agua destilada sólo si es necesario, para rellenar y dar ligeros golpes para extraer las burbujas de aire del interior.

    Bomba de vacío manual

    La bomba de vacío manual se usa para remover el aire del tensiómetro durante la preparación y mantenimiento normal. Se coloca la bomba de vacío y se bombea sobre el depósito hasta que la aguja del vacuómetro marque 80 a 85 cbar (basta con 5 a 6 bombeadas), mantener el vacío por 10 a 15 segundos y desconectar la bomba con cuidado para no dañar el equipo, luego cerrar con tapa superior. Normalmente se deben colocar dos tensiómetros a distinta profundidad en cada punto a controlar, pero es frecuente ver uno solo. En árboles es muy importante el segundo tensiómetro más profundo. El más superficial de los tensiómetros es el que indica el agua disponible para el cultivo; el más profundo orienta sobre las pérdidas y la evolución de la humedad a lo largo del perfil y se dispone de forma que alcance la profundidad del cultivo y algo más distanciado del emisor.

    Es recomendable que el primero estés situado a 10 cm. del emisor de riego gotero. Si es una parcela con distintos tipos de suelos habrá que colocar tantas estaciones de tensiómetros como tipos de suelo haya. Idealmente el tensiómetro no debe sacarse del suelo durante la temporada de riego. Es conveniente cambiarlos de lugar, al menos, cada 2 años.

    ResponderEliminar
  19. LAURA LORENA ABRIL A30 de marzo de 2015, 17:47

    Es de gran importancia que pensemos en maneras más óptimas para buen funcionamiento de la plantación o una producción, es por ello que se hace necesario el saber utilizar sistemas de control y monitoreo del riego como medio para conseguir mejorar en nuestro sistema de producción y hacerlo más sostenible y eficiente. Estos sistemas mejoran el perfil del suelo con horizontes más homogéneos, mejor estructurados y más fértiles, mejoran la hidráulica, mejoran el control de agua y fertilizantes.
    Se hace necesario saber las clases de riego que se pueden implementar en una plantación clasificándose Los métodos de riego del siguiente modo:
    • RIEGO DE SUPERFICIE: o por gravedad comprendiendo el riego por inundación, en canteros tradicionales y surcos cortos o en canteros con niveles de precisión, el riego por sumersión en canteros para arroz, el riego por infiltración en surcos o en fajas y el riego por escorrentía libre.
    • RIEGO POR ASPERSIÓN: con sistemas estáticos y disposición en cuadrilla, fijos o móviles, con sistemas móviles de cañón o ala sobre carro tirada por enrollador o por cables, y sistemas de lateral móvil, pivotante o de desplazamiento lineal.
    • RIEGO LOCALIZADO: o microrriego, comprendiendo el riego por goteo, por difusores o borboteadores, por tubos perforados o porosos, la micro-aspersión y el riego sub-superficial por tubos perforados y tubos porosos.
    • RIEGO SUBTERRÁNEO: realizado por control de la profundidad de la capa freática.


    En materia de tensiómetros estos pueden ser: 1) El tensiómetro superficial es utilizado para determinar cuándo se necesita aplicar el agua y 2) el tensiómetro más profundo es utilizado para ajustar la cantidad de agua para aplicar.

    Cuando la lectura del tensiómetro superficial alcanza un determinado valor, el riego es necesario. Una manera de determinar este valor es utilizar la curva de retención de agua en el suelo. Otra forma es la siguiente: registrar diariamente las lecturas del tensiómetro superficial, a la misma hora del día. Al principio, las lecturas del tensiómetro subirán lentamente, hasta el día en que la lectura aumentará drásticamente. El valor del día antes de este aumento agudo tiene que ser utilizado para la programación del riego. Cada vez que la lectura del tensiómetro alcanza este valor, hay que aplicar el riego. El intervalo entre los riegos cambiará según el consumo del agua de su cultivo.

    El tensiómetro profundo indica si el agua de riego llegó por debajo del sistema de raíces. Si el agua de riego llegó al tensiómetro más profundo, su lectura bajará a cero, pero si la cantidad de agua de riego fue demasiado bajo, el tensiómetro más profundo mostrará una lectura más alta que la lectura del tensiómetro superficial.

    En este caso, no hay lixiviación de sales por debajo del sistema de raíces y las sales pueden acumularse y dañar el cultivo.

    ResponderEliminar
  20. Ingrit Lorena Bautista Anaya10 de abril de 2015, 8:45

    Un tensiómetro es un instrumento que indica el estado de la humedad del suelo y ayudan a contestar las preguntas de cuándo regar y cuánta agua aplicar.
    Le indica el esfuerzo que han de realizar las raíces para extraer del suelo la humedad que necesita el cultivo. No mide el porcentaje de humedad en la tierra, sino que actúa como una raíz artificial. Cuanto más seca la tierra, más alto el valor registrado en el dial del tensiómetro.

    Los tensiómetros se usan en agricultura, invernaderos, plantaciones frutales, etc. Tienen un empleo más profesional, en horticultura comercial, siendo más populares otro tipo de sensores de humedad en jardines particulares, huertos, frutales... No obstante, los tensiómetros van perfectamente en cultivo de plantas por parte de aficionados.

    Un tensiómetro da buenos resultados en: Riego por goteo, Suelos arenosos (sueltos), en riego por inundación o a manta y en suelos arcillosos no son tan fiables.

    ResponderEliminar
  21. La selección de los sitios adecuados para la instalación de tensiómetros

    Antes de colocar tensiómetros en el suelo, capa de cerámica debe de estar en remojo por 24 horas en agua con un desinfectante. Entonces, el tubo debe estar completamente lleno de agua, para que todo el aire sea quitado.

    Los tensiómetros deben ser instalados en lugares que representan las condiciones en el campo. El número de estaciones de tensiómetros depende de las variaciones en el campo. Por ejemplo, de acuerdo a los diferentes tipos de cultivos, los distintos sistemas de riego, diferentes tipos de suelo etc.

    El tensiómetros deben ser instalados donde la planta absorbe el agua, es decir, a la misma distancia de los goteos, las plantas vecinas, etc.

    Lectura de tensiómetros

    Los tensiómetros miden la tensión con que el agua está "agarrada" por el suelo. Las raices tienen que superar esta tensión para extraer el agua.

    La lectura debe ser diaria durante el periodo de consumo elevado del cultivo, a la misma hora y siempre antes del riego.

    Lecturas bajas de tensión indican condiciones humedas, con agua disponible y facil para las plantas extraer. Cuando el suelo se seca, el agua restante está agarrada con más fuerza. Las lecturas del tensiómetro suben, y las raices tienen más dificultad para extraer agua y mantener el crecimiento óptimo. A cierto punto, es necesario regar para mantener el crecimiento y calidad.

    La interpretación de las lecturas en centibares (cb) es la siguiente:

    0 a 10 cb: indican que el suelo está saturado.

    10 a 20 cb: indican que la humedad está a disposición de la planta con un esfuerzo mínimo. Con el riego por goteo generalmente se procura mantener las lecturas dentro de esta gama, cuando se coloca el tensiómetro a una distancia de aproximadamente medio metro del gotero.

    30 a 60 cb: en esta gama de lecturas está asegurada una buena oxigenación de las raíces. En zonas cálidas y cuando se trate de regar tierras muy arenosas, es recomendable iniciar los riegos con lecturas de 40 a 45 cb. En las zonas frescas o en las tierras con un gran poder de retención, se iniciarán con lecturas de 45 a 60 cb.

    70 cb ó superiores: indican que la planta está padeciendo estrés y se acerca al punto de marchitamiento, ya que le resulta muy difícil extraer la humedad.

    Factores como el tipo de cultivo, condiciones del suelo, y la etapa de desarrollo determinarán la tensión a la que comenzar a regar.

    Tomado de:
    http://articulos.infojardin.com/articulos/tensiometro-tensiometros.htm
    http://www.smart-fertilizer.com/articulos/tensiometros-1

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  23. Cristian Camilo Alvarez Camacho18 de abril de 2015, 10:36

    La vigilancia de la humedad del suelo es una práctica administrativa que puede aumentar grandemente el valor de una cosecha. El instrumento normal para detectar la humedad del suelo es el tensiómetro, estos instrumentos sencillos y baratos son de uso fácil y constituyen una herramienta que los guía en la ejecución de sus programas de riego.

    El tensiómetro se compone de un tubo depósito impermeable, en cuya base porta una cápsula de cerámica porosa en su extremo inferior, un manómetro de depresión graduado en centibares en la parte superior (vacuómetro), una cámara de reserva, y una tapa con rosca en la parte superior provista en el interior de un tapón de neopreno. La punta cerámica porosa deja circular el agua desde el suelo al tensiómetro o viceversa, permitiendo evaluar la disponibilidad de agua del suelo según la lectura de la tensión transmitida al vacuómetro. Para ello, la punta cerámica del tensiómetro debe colocarse a la profundidad donde se produce el máximo desarrollo radicular del cultivo.

    Hay que tener en cuenta que cada cultivo tiene un sistema radicular diferente lo que nos indica que hay diferencia en la profundidad de las raíces y la absorción de la humedad. Los cultivos que tienen raíces que se encuentran a una profundidad de 40 cm o menor solo requieren que se coloque un tensiómetro que se ubicara entre los 15 - 20 cm porque medirá exactamente la humedad absorbida, en cambio con los cultivos que tienen raíces que alcanzan una profundidad de 120 cm requieren entre 2 o 3 tensiómetros. Uno de los tensiómetros debe ser ubicado a los 20 cm porque en ese lugar se lleva a cabo la mayor absorción de humedad, y el otro debe ubicarse a mayor profundidad de las raíces para dar a conocer si hay agua suficiente para todo el sistema radicular además este instrumento ubicado a mayor profundidad también nos ayudara a evitar que el riego sea excesivo para que no se malgaste el agua y los nutrientes móviles al dirigirlos debajo de la zona de las raíces.

    La forma de usar correctamente el tensiómetro es medir la humedad en múltiples lugares del campo. Porque puntualiza que en tipos de suelos muy uniformes de topografía plana y grandes paquetes de riego lo adecuado es tener una estación de riego de humedad cada 6 – 8 hectáreas. Pero donde las condiciones del suelo y la topografía varían y los paquetes de riego son más pequeños, podría ser necesaria una estación rastreadora de humedad cada 5 – 6 hectáreas. La clave es tener una visión general de la humedad del suelo en todo el campo. Luego, hay que promediar las lecturas para adecuar el tiempo de aplicación del riego.

    Las estaciones rastreadoras se establecen generalmente durante la emergencia del cultivo. Una vez que están colocadas, es necesario hacer la lectura regularmente y mapear lecturas. Tales mapas ofrecerán un cuadro claro de las tendencias de la humedad del suelo y de la rapidez con la que se emplea el agua. También hay que tener en cuenta el tipo de suelo porque si los suelos son muy gruesos y arenosos, la humedad desaparece rápidamente, mientras que los suelos medianos y pesados tienden a conservar más el agua, entonces dependiendo del tipo de suelo se medirá en un tiempo corto cuanta humedad ha perdido para saber exactamente que tanto se necesita regar para humedecer el campo a la profundidad deseada.


    ResponderEliminar
  24. Uno de los factores determinantes, sino el más importante dentro de un cultivo, es el riego. Casi siempre los Ingenieros, en su mayoría agronomos se ve enfrentado a preguntas como: ¿Cuándo regar?, ¿Cuánto regar?, ¿Con qué frecuencia? Para tratar de responder estas preguntas nos hemos visto en la necesidad de utilizar diferentes metodologías e instrumentos. Dentro de los instrumentos, el más utilizado ha sido el tensiómetro.
    Sin embargo, el uso de los tensiómetros en nuestro medio, no ha sido suficientemente difundido y entendido. Esto se debe en gran parte a que se trata de instrumentos importados. Al ser artículos importados se debe pagar un precio alto y no se conoce del todo el principio de funcionamiento.
    Dr Calderón Laboratorios Ltda durante su labor diaria de asesoría en fertilización y fertirrigación en empresas productoras de flores ha detectado los siguientes vacíos relacionados con los tensiómetros:
    1. A causa de los elevados costos de estos instrumentos, se tiene un único tensiómetro representando un área demasiado grande.
    2. No existe en el país una representación de las dos marcas de tensiómetros importados. Es muy frecuente observar en un rincón del almacén de la finca: tensiómetros con manómetros dañados, cerámicas rotas y columnas de mercurio quebradas, debido a que no se consiguen los repuestos y no existe un servicio técnico de mantenimiento y reparación.
    A continuación se explicarán los principios básicos de funcionamiento, las diferencias entre los tres tipos de tensiómetros, sus ventajas y desventajas.
    COMO FUNCIONA UN TENSIOMETRO
    Principio Básico
    El principio básico de funcionamiento de un tensiómetro es en términos generales bastante sencillo. Para entenderlo, debemos remontarnos a 1643 cuando el físico italiano Evangelista Torricelli realizó su más famoso experimento.
    En pocas palabras, Torricelli llenó un tubo de vidrio de 1 metro de largo y una cubeta con mercurio metálico (Hg). Tapó la boca del tubo de vidrio (cuidando de que no entrara aire dentro del tubo), lo invirtió y lo introdujo dentro del mercurio de la cubeta. Una vez dentro destapó la boca del tubo. Torricelli observó que la columna de mercurio dentro del tubo bajó, pero el tubo no se desocupó. La razón por la que no se desocupó es por que la presión atmosférica del aire sobre el mercurio de la cubeta no lo permite.
    Se puede hacer un parangón entre la atmósfera de la tierra y una piscina. Entre más profundo se va en ambas, más presión se siente. Esta es la razón por la cual la presión atmosférica es mayor en Cartagena (nivel del mar) que en Bogotá (2600 metros sobre el nivel del mar).
    Cuando Torricelli realizó el experimento, lo hizo a nivel del mar. Torricelli midió la distancia entre el nivel de mercurio de la cubeta y el nivel de mercurio del tubo de vidrio, y encontró que era de 76cm ó 760mm. Por esto se habla que la presión atmosférica al nivel del mar es de 760mm de Hg. Si este experimento se realiza en Bogotá, la distancia entre los dos niveles de mercurio será de aproximadamente 540mm de Hg.
    Este sistema ideado por Torricelli es lo que se conoce como barómetro.

    FUNCIONAMIENTO
    Cuando el tensiómetro es instalado en un suelo seco, la tensión de humedad que ejerce el suelo se transmite a través de los poros de la cerámica (el suelo "trata" de "quitarle" agua al tensiómetro) y se produce un vacío dentro del cuerpo del instrumento. Entre más seco esté el suelo, más vacío se produce dentro del tensiómetro. Cuando se aplica un riego, ocurre el fenómeno contrario y el vacío dentro del cuerpo del instrumento disminuye.

    ResponderEliminar
  25. Juan Sebastian Herrera Wilches30 de abril de 2015, 8:39

    El conocimiento del tensiómetro no sirve como herramienta con el de fin de poder decidir el momento de riego, que mide la succión o fuerza que ejerza el suelo sobre el agua determinando en si una medida del estado de humedad a una determinada profundidad y el estado hídrico del suelo. El tensiometro para suelos indica el esfuerzo que han de realizar las raíces para extraer del suelo la humedad que necesita el cultivo. No mide el porcentaje de humedad en la tierra, sino que actúa como una verdadera raíz artificial. La tierra seca extrae líquido del tensiometro produciendo un vacío parcial en el instrumento que queda reflejado en el vacuómetro. Cuanto más seca la tierra, más alto el valor registrado en el dial del vacuómetro. Al humedecerse la tierra, como consecuencia de la lluvia o de un riego, el tensiometro vuelve a absorber humedad del suelo con lo que se reduce la tensión y el vacuómetro señala un valor inferior hasta llegar a cero, lo que indica que la tierra ha alcanzado otra vez su máxima capacidad de retención de humedad que denominamos "capacidad del campo".

    ResponderEliminar
  26. Juliana Del Mar Ortiz Lopez30 de abril de 2015, 16:19

    Los tensiómetros son fáciles de instalar y usar.

    Se rellena el tensiómetro con agua destilada completamente y se coloca la zona de la cápsula porosa en un recipiente con agua destilada a un nivel que la cubra totalmente, sin la tapa rosca superior (para saturar la cápsula) durante 24 horas.

    Al transportar el instrumento hay que proteger la punta de cerámica de la sequedad del aire con un paño húmedo o similar.

    Con una barrena se hace un hoyo de tamaño apropiado en el suelo.

    Se introduce un puñado de tierra suelta en el fondo y se coloca el tensiómetro presionando cuidadosamente.

    Se rellena con tierra alrededor dejando un pequeño alto para evitar apozamientos que interfieran en las lecturas. Dejar al menos 3 cm de espacio entre la superficie de la tierra y la base del vacuómetro.

    De vez en cuando puede que el tensiometro necesite ser llenado con agua. Usualmente, bajo condiciones regadas, el tensiómetro se llena por sí mismo cuando el agua de riego se aplica al campo.

    Si el suelo es blando y está recién regado puede introducirse directamente al suelo presionándolo suavemente para no dañarlo.

    Una vez instalado, se agrega agua destilada sólo si es necesario, para rellenar y dar ligeros golpes para extraer las burbujas de aire del interior.
    Los tensiómetros miden la tensión con que el agua está "agarrada" por el suelo. Las raices tienen que superar esta tensión para extraer el agua.

    La lectura debe ser diaria durante el periodo de consumo elevado del cultivo, a la misma hora y siempre antes del riego.

    Lecturas bajas de tensión indican condiciones humedas, con agua disponible y facil para las plantas extraer. Cuando el suelo se seca, el agua restante está agarrada con más fuerza. Las lecturas del tensiómetro suben, y las raices tienen más dificultad para extraer agua y mantener el crecimiento óptimo. A cierto punto, es necesario regar para mantener el crecimiento y calidad.

    ResponderEliminar
  27. Andres Mauricio Martínez Montañéz30 de abril de 2015, 16:32

    La palabra proviene del griego sphygmós, pulso; manós, no denso y metron, medida. También es conocido popularmente como "baumanómetro".

    El tensiómetro: puede ser de varios tipos: los tradicionales de columna de mercurio, los aneroides (de aguja en un dial circular) y los digitales. Con el uso de estos instrumentos se puede medir la presión o tensión arterial de manera indirecta, ya que se comprime externamente a la arteria y a los tejidos adyacentes y se supone que la presión necesaria para ocluir la arteria, es igual a la que hay dentro de ella.
    El tensiómetro está constituido por las siguientes partes:
    Manómetro de mercurio o aneroide, para medir la presión de aire aplicada.
    Brazalete estándar con bolsa inflable.
    Bomba de caucho que infla la bolsa dentro del brazalete con aire.
    Tubo conector, que une la bomba con la bolsa y el manómetro.

    Un tensiómetro es un instrumento que indica el estado de la humedad del suelo y ayudan a contestar las preguntas de cuándo regar y cuánta agua aplicar.

    Los tensiómetros se usan en agricultura, invernaderos, plantaciones frutales, etc. Tienen un empleo más profesional, en horticultura comercial, siendo más populares otro tipo de sensores de humedad en jardines particulares, huertos, frutales... No obstante, los tensiómetros van perfectamente en cultivo de plantas por parte de aficionados.

    Un tensiómetro da buenos resultados en:
    Riego por goteo
    Suelos arenosos (sueltos)
    En riego por inundación o a manta y en suelos arcillosos no son tan fiables.

    ResponderEliminar
  28. Linda Stefany Guiterrez4 de mayo de 2015, 18:34

    Un tensiómetro es un dispositivo que trata de actuar como una verdadera raíz y nos facilita la labor de decidir cuando regar. En este artículo aprenderemos las características de funcionamiento de este aparato, a instalarlo en campo y realizar un posterior seguimiento del estado hídrico del suelo.

    - Funcionamiento

    El aparato consta de un depósito que se llena de agua, una cápsula porosa de cerámica y un vacuómetro para medir la presión. Su funcionamiento se base en que conforme se va secando el suelo debido a la evaporación y a la absorción de agua por parte de las plantas, dicho suelo más agua extrae del tensiómetro a través de la cápsula porosa. Esta extracción de agua crea una presión negativa en el depósito, valor que es registrado por un vacuómetro.

    De esta manera, cuanto más seco esté el suelo mayor presión de succión ejercerá sobre el dispositivo, y mayores valores de presión marcará el vacuómetro. Cuando llueve o se riega ocurre el proceso contrario, el agua penetra a través de la cápsula al interior del depósito, reduciéndose la tensión, hasta llegar a su valor inicial, cero, en caso de quedar el suelo saturado de agua.

    - Instalación en campo

    Dado que el tensiómetro nos va a dar una idea de la disponibilidad de agua por parte de las raíces de nuestro cultivo, es lógico colocarlo a la profundidad en la que se localicen la mayor parte de raíces. El primer paso es retirar la tapa del depósito y colocar el tensiómetro en un recipiente lleno de agua durante unos minutos para saturar la cápsula cerámica (mejor si se deja desde la noche anterior). Ya en campo, se hace un agujero en el suelo con una barra de metálica, un palo o cualquier otra herramienta de similar diámetro que el tubo del aparato. Nunca se debe clavar directamente en el suelo porque la cápsula se podría llegar a romper. A la hora de comprar un tensiómetro, una buena cualidad es que la cápsula vaya roscada al tubo, de manera que se pueda remplazar en caso de rotura. Una vez hecho el agujero, se da un riego, se rodea la cápsula con barro para mejorar el contacto con el suelo y se clava el tensiómetro a la profundidad deseada hasta que la punta se asiente sobre el fondo de la perforación. Es vital asegurar un contacto óptimo entre la cápsula y el suelo. Hecho esto, se llena de agua el depósito, (algunas casas comerciales venden soluciones que evitan la aparición de algas y la deposición de sales en la cápsula), se conecta una bomba de vacío manual para extraer el aire del aparato, aplicando bombeo hasta llegar a los 80 cb. Finalmente se desconecta la bomba, y se pone la tapa. En una media hora el vacuómetro nos dará el valor de la disponibilidad de agua en el suelo.

    ResponderEliminar
  29. Lizette Suarez Gonzalez6 de mayo de 2015, 12:36

    Los tensiómetros se usan en agricultura, invernaderos, plantaciones frutales, etc. Tienen un empleo más profesional, en horticultura comercial, siendo más populares otro tipo de sensores de humedad en jardines particulares, huertos, frutales... No obstante, los tensiómetros van perfectamente en cultivo de plantas por parte de aficionados.Un tensiómetro da buenos resultados en:Riego por goteo, Suelos arenosos sueltos.
    En riego por inundación o a manta y en suelos arcillosos no son tan fiables.
    Los tensiómetros son fáciles de instalar y usar.
    Se rellena el tensiómetro con agua destilada completamente y se coloca la zona de la cápsula porosa en un recipiente con agua destilada a un nivel que la cubra totalmente, sin la tapa rosca superior (para saturar la cápsula) durante 24 horas.
    Al transportar el instrumento hay que proteger la punta de cerámica de la sequedad del aire con un paño húmedo o similar
    Con una barrena se hace un hoyo de tamaño apropiado en el suelo.
    Se introduce un puñado de tierra suelta en el fondo y se coloca el tensiómetro presionando cuidadosamente.
    Se rellena con tierra alrededor dejando un pequeño alto para evitar apozamientos que interfieran en las lecturas. Dejar al menos 3 cm de espacio entre la superficie de la tierra y la base del vacuómetro.
    Un tensiómetro consiste en un medidor de vacío y un tubo sellado con una capa de cerámica porosa. La capa de cerámica simula movimiento del agua a través del suelo. Cuando la tierra alrededor de la taza de cerámica se seca, el agua es arrastrada fuera del tubo sellado, y la lectura del medidor sube. Mientras más seco se encuentra el suelo, más alta será la lectura del tensiómetro. Cuando el suelo se moja, el agua entra en el tubo, bajando la lectura lo más cercana a cero.
    Un tensiómetro es un instrumento que indica el estado de la humedad del suelo y ayudan a contestar las preguntas de cuándo regar y cuánta agua aplicar.

    ResponderEliminar
  30. LEIDY JOHANNA TORRES.14 de mayo de 2015, 10:17

    Uno de los factores determinantes, sino el más importante dentro de un cultivo, es “el riego”. Casi siempre los agricultores se ven enfrentados a ciertas preguntas como: ¿Cuándo regar?, ¿Cuánto regar?, ¿Con qué frecuencia?, entre otras. De esta manera, para tratar de responder estas preguntas se ha implementado la necesidad de utilizar diferentes metodologías e instrumentos; Dentro de algunos de los instrumentos, el más utilizado ha sido “el tensiómetro”. Sin embargo, el uso de estos en el medio de la agricultura, no ha sido suficientemente difundido y entendido, Esto debido en gran parte a que se trata de instrumentos importados; Al ser artículos importados tiene un alto precio en ingreso de ellos a nuestro país, por consiguiente no soy de fácil acceso para la mayoría de los agricultores. De la misma manera no se conoce del todo el principio de funcionamiento de dichos instrumentos, dejando esto como resultado la no utilización e implementación del mismo en los diferentes cultivos. Es también importante resaltar que existen otras variables que aportan al no uso de este instrumento; por ejemplo, el no contar con un servicio técnico d mantenimiento y reparación, ya que en el país no hay una representación de las dos marcas de las que se importan los tensiómetros usados.
    Debido a estas dificultades después de varios años de investigación aplicada, se han diseñado, desarrollado y comercializado tensiómetros nacionales, que cumplen a cabalidad con el uso que se requiere. Por lo tanto se ha observado una mayor implementación de dicho instrumentos para lograr óptimamente las condiciones de riego en determinados cultivos.

    ResponderEliminar
  31. Silvia Lorena Paez Camacho14 de mayo de 2015, 13:36

    El tensiómetro es un instrumento de mucha utilidad, en elcampo agrícola, pero en nuestra realidad netamente nuestra provincia su uso no escomún por el elevado costo que esta tiene.
    El uso del tensiómetro es una de las prácticas tecnológicas de laagricultura moderna. La aplicación eficiente de riego requiere que se usen las cantidadesóptimas de agua y que ésta esté disponible cuando la planta la necesita. Las plantasrequieren que el suelo mantenga una cantidad de humedad, la cual varía de acuerdo consu especie y su estado de crecimiento o desarrollo, para no caer en la etapa demarchitez. La cantidad de agua que se aplique debe reponer totalmente la humedadrequerida por el suelo para establecer lo que conocemos como capacidad de campo. Estaes la cantidad máxima de agua que se puede retener entre partículas del suelo y que estádisponible para el uso por las plantas. Si se aplica una cantidad mayor de agua la mismase perderá por efecto de la fuerza de gravedad hacia niveles más profundos en el suelo o por escorrentía. El agua que se mueve fuera del alcance de las raíces lleva disueltaconsigo elementos nutritivos. También la humedad puede perderse por evaporación, locual ocurre como consecuencia de las altas temperaturas causadas por los factores climatológicos.
    La única forma eficaz de manejar el riego sin pérdida apreciable de agua y elementosnutritivos es determinando el índice de humedad del suelo. Existen varios métodos que pueden usarse como guías para determinar cuándo aplicar el agua de riego.

    ResponderEliminar
  32. Deyro Leonardo Hernandez Duarte18 de mayo de 2015, 12:59

    Un tensiómetro consiste en un medidor de vacío y un tubo sellado con una capa de cerámica porosa. La capa de cerámica simula movimiento del agua a través del suelo. Cuando la tierra alrededor de la taza de cerámica se seca, el agua es arrastrada fuera del tubo sellado, y la lectura del medidor sube. Mientras más seco se encuentra el suelo, más alta será la lectura del tensiómetro. Cuando el suelo se moja, el agua entra en el tubo, bajando la lectura lo más cercana a cero.
    En diferentes suelos, la misma lectura del tensiómetro indica diferente contenido de humedad. Esto es debido a que cada suelo tiene sus propias características de retención de agua. Así que en la misma tensión, diferentes suelos retienen una cantidad diferente de agua. De este modo, los suelos pesados contienen más agua que los suelos arenosos. Por lo tanto, para los suelos arenosos, la programación de riego debe ser más frecuente y las lecturas más altas en el tensiómetro. Para la mayoría de los suelos, una lectura por debajo de 10 Cbar (o kPa) es una indicación de un suelo mojado, y por encima de 50 significa que el suelo está seco.
    Los tensiómetros ayudan a contestar las preguntas del agricultor, ¿cuándo regar y cuánta agua aplicar? El mantenimiento de condiciones apropiadas de humedad es un requisito necesario para el crecimiento y calidad óptima de la planta. Monitorear el estado de la humedad permite efectuar riegos eficientes y en el tiempo apropiado, así como evitar irrigaciones innecesarias.

    Miden la tensión con que el agua está agarrada por el suelo. Las raíces tienen que superar esta tensión para extraer el agua agarrada por las partículas del suelo y tomar agua y nutrientes. Lecturas bajas de tensión indican condiciones húmedas, con agua disponible y fácil de extraer por las plantas. Cuando el suelo se seca, el agua restante está retenida con más fuerza por el suelo. En este caso las lecturas del tensiómetro suben, y las raíces tienen más dificultad extraer agua y mantener el crecimiento óptimo. En cierto punto es necesario regar para mantener el crecimiento y calidad, y evitar dañar al cultivo.

    ResponderEliminar
  33. Paola Andrea Triana Mora26 de mayo de 2015, 18:47

    El monitorear el contenido de agua en el suelo es esencial para ayudar a los agricultores o silvicultores a optimizar la producción, conservar agua, reducir los impactos ambientales y ahorrar dinero. El monitorear la humedad del suelo le puede ayudar a tomar mejores decisiones en la programación del riego, tales como el determinar la cantidad de agua a aplicar y cuándo aplicarla. También le puede ayudar a igualar los requerimientos de agua del cultivo con la cantidad aplicada con el riego; y así evitar pérdidas de agua excesivas por percolación profunda o por escurrimientos o bien evitar aplicar una cantidad insuficiente. El exceso de irrigación puede incrementar el consumo de energía y los costos de agua, aumentar el movimiento de fertilizantes por debajo de la zona radicular,
    producir erosión y transporte de suelo y partículas de químicos a los canales de drenaje. El riego insuficiente puede reducir la producción de las cosechas.
    Por lo anterior se ha implementado el uso de herramientas como el Tensiómetro que mide la tensión o la succión del agua del suelo.
    Este instrumento consiste de un tubo de plástico lleno de agua y herméticamente cerrado, equipado con un manómetro de vacío en la parte superior y una capsula de cerámica porosa en el extremo inferior.
    Cuyo funcionamiento radica en que el agua se mueva desde el tubo del tensiómetro a través de la cápsula de cerámica hacia el suelo en respuesta a la succión del agua del suelo (cuando el agua se evapora del suelo o cuando la planta extrae agua del suelo). El agua también se puede mover desde el suelo al tensiómetro durante el riego. A medida que el tensiómetro pierde agua, se genera un vacío en el tubo y éste es registrado por el manómetro. La mayoría de los tensiómetros tienen un manómetro graduado de 0 a 100 (centibars, cb, o kilopascales, kPa). Una lectura de 0 indica un suelo saturado. Conforme el suelo se seca, la lectura en el medidor aumenta.
    El límite funcional del tensiómetro es de aproximadamente 80 cb. Más
    allá de esta tensión, el aire entra a través de la cápsula de cerámica y
    provoca la falla del instrumento. Por lo tanto, estos instrumentos son más
    prácticos en suelos arenosos y con cultivos sensibles a la sequía, ya que
    éstos tienen un rango de manejo de la humedad del suelo menos amplio.
    Durante el riego, el agua retorna al tensiómetro y la lectura del manómetro se aproxima a 0. Algunos tensiómetros están equipados con pequeñas reservas de agua para reemplazar esta agua y reducir el mantenimiento requerido.

    ResponderEliminar
  34. Lisbeth Susana Flórez Celis26 de mayo de 2015, 21:31

    El manejo apropiado del riego requiere la evaluación de parte del agricultor de sus necesidades de riego en base a medidas de varios parámetros físicos del suelo. Algunos productores utilizan equipo sofisticado mientras que otros se basan en métodos empíricos o en el sentido común. Cualquiera que sea el método usado, cada uno tiene sus propios méritos y limitaciones.
    Un método que se usa comúnmente para determinar cuándo regar es monitorear la disminución de agua en el suelo. Cuando una planta crece, utiliza el agua del suelo alrededor de su zona de raíces. A medida que las plantas utilizan el agua, la humedad en el suelo baja hasta un nivel en el cual se requiere aplicar un riego o el cultivo comienza a estresarse por falta de agua. Si no se aplica agua, la planta continuará haciendo uso de la poca humedad que queda hasta que finalmente utilice toda el agua disponible en el suelo y muera de sed. Cuando el perfil del suelo está lleno de agua y alcanza lo que se llama capacidad de campo (CC), se dice que el perfil está al 100% de su contenido de humedad disponible o a aproximadamente 0.1 bares de tensión. La tensión es una medida que determina la fuerza con la que las partículas del suelo retienen a las moléculas de agua: a mayor retención de humedad, más alta es la tensión. En el punto de capacidad de campo, cuando existe una tensión de solo 0.1 bar, el agua no es retenida fuertemente por las partículas del suelo y es fácil para las plantas extraer el agua. A medida que las plantas agotan el agua, la tensión en el suelo aumenta, es decir, a medida que el suelo se seca las partículas del suelo retienen el agua con mayor fuerza.
    Los tensiómetros miden la intensidad de la fuerza con la que el suelo retiene el agua. La mayoría tienen una punta de cerámica o porosa conectada a una columna de agua. Son instalados a la profundidad deseada. A medida que el suelo se seca, comienza a jalar agua de la columna de agua a través del bulbo de cerámica, provocando succión en la columna de agua. Esta fuerza se mide entonces con un indicador de succión. Algunos modelos más nuevos han reemplazado el indicador de succión con un sensor electrónico. Estos dispositivos electrónicos usualmente son más sensibles que los indicadores de aguja. Los tensiómetros funcionan bien en los suelos con alto contenido de agua, pero tienden a perder buen contacto con el suelo cuando la tierra se pone muy seca. Al igual que los bloques de resistencia eléctrica, los tensiómetros generalmente son difíciles de recuperar en suelos arcillosos

    ResponderEliminar
  35. FERNANDO GÜIZA PARDO27 de mayo de 2015, 8:25

    En la actualidad con las problemáticas ambientales existentes y la disminución considerable del recurso hídrico, se necesitan nuevas herramientas en el sector agrícola para el uso racional del agua, una de esas herramientas es el tensiómetro que nos permite medir la cantidad de agua que tiene el suelo disponible para la planta, este tipo de implementación genera una precisión en el suministro del recurso, además de brindarnos la información a cerca de cuanto es la presión que necesita el suelo en relación con la capacidad de succión de la planta para permitir un adecuado desarrollo de la misma, es necesario que este tipo de implementos se han mas difundidos en el sector agrícola de los medianos y pequeños productores pues la información y capacitación a cerca de estos instrumentos es desconocida aun, esto generara un uso más eficiente del agua sin realizar desperdicios indebidos como una producción continua sin necesidad de depender de las condiciones climáticas, vale destacar que este mecanismo va de la mano con un buen y eficiente sistema de riego para que los resultados se han satisfactorios

    ResponderEliminar
  36. Edwin Fabian Jaimes C27 de mayo de 2015, 9:14

    Este instrumento nos brinda una importante ayuda en la medición adecuada del riego ya que nos proporciona información muy valiosa para un correcto manejo del riego. De este modo podemos saber la cantidad de agua necesaria o requerida por la planta, haciendo un uso apropiado de este recurso que por cierto cada día está más escaso además de aumentar el rendimiento de la producción de los cultivos sin la necesidad de gastar más agua de la necesaria. Este es un instrumento muy confiable que puede ser utilizado en cualquier terreno y simple de manejar que puede estar al alcance de cualquier persona interesada en tecnificar su producción agrícola. El tensiómetro es un complemento para realizar un eficiente sistema de riego además nos permite determinar la cantidad de humedad que debe tener el suelo para un óptimo desarrollo de las plantas

    ResponderEliminar
  37. La Tensión del Suelo
    Como se dijo anteriormente, a medida que el suelo se seca las partículas del suelo retienen el agua con mayor fuerza. Los tensiómetros miden la intensidad de la fuerza con la que el suelo retiene el agua. La mayoría de los tensiómetros tienen una punta de cerámica o porosa conectada a una columna de agua. Los tensiómetros son instalados a la profundidad
    deseada. A medida que el suelo se seca, comienza a jalar agua de la columna de agua a través del bulbo de cerámica, provocando succión en la columna de agua. Esta fuerza se mide entonces con un indicador de succión. Algunos modelos más nuevos han reemplazado el indicador de succión con un sensor electrónico. Estos dispositivos electrónicos usualmente son más sensibles que los indicadores de aguja. Los tensiómetros funcionan bien en los suelos con alto contenido de agua, pero
    tienden a perder buen contacto con el suelo cuando la tierra se pone muy seca. Al igual que los bloques de resistencia eléctrica, los tensiómetros generalmente son difíciles de recuperar en suelos arcillosos. El costo varía entre $30 por un tensiómetro pequeño con medidores de aguja, hasta $2000 por los medidores electrónicos con capacidad de toma de lecturas en múltiples sitios.

    ResponderEliminar
  38. Wilmer Alexander Valero Rodriguez27 de mayo de 2015, 18:07

    El tensiometro para suelos indica el esfuerzo que han de realizar las raíces para extraer del suelo la humedad que necesita el cultivo. No mide el porcentaje de humedad en la tierra, sino que actúa como una verdadera raíz artificial. La tierra seca extrae líquido del tensiometro produciendo un vacío parcial en el instrumento que queda reflejado en el vacuómetro. Cuanto más seca la tierra, más alto el valor registrado en el dial del vacuómetro.
    Al humedecerse la tierra, como consecuencia de la lluvia o de un riego, el tensiometro vuelve a absorber humedad del suelo con lo que se reduce la tensión y el vacuómetro señala un valor inferior hasta llegar a cero, lo que indica que la tierra ha alcanzado otra vez su máxima capacidad de retención de humedad que denominamos "capacidad del campo".

    ResponderEliminar
  39. Andrea Yesenia Ayala29 de mayo de 2015, 17:33

    los tensiómetro son instrumentos que indica el estado de la humedad del suelo y ayudan a contestar las preguntas de cuándo regar y cuánta agua aplicar. se usan en agricultura, invernaderos, plantaciones frutales, etc. Tienen un empleo más profesional, en horticultura comercial, siendo más populares otro tipo de sensores de humedad en jardines particulares, huertos, frutales.estos dan buenos resultados en:Riego por goteo, Suelos arenosos, En riego por inundación o a manta y en suelos arcillosos no son tan fiables.
    A diferencia de los demás sistemas de medición de la humedad de la tierra, el tensiometro le indica el esfuerzo que han de realizar las raíces para extraer del suelo la humedad que necesita el cultivo. Cuanto más seca la tierra, más alto el valor registrado en el dial del vacuómetro.
    Al humedecerse la tierra, como consecuencia de la lluvia o de un riego, el tensiometro vuelve a absorber humedad del suelo con lo que se reduce la tensión y este señala un valor inferior hasta llegar a cero, lo que indica que la tierra ha alcanzado otra vez su máxima capaciadad de retención de humedad que denominamos "capacidad del campo"

    ResponderEliminar
  40. Adriana Milena Herrera Tutira31 de mayo de 2015, 13:34

    El tensiómetro en la agricultura es un dispositivo que trata de actuar como una verdadera raíz y nos facilita la labor de decidir cuando regar. En este artículo aprenderemos las características de funcionamiento de este aparato, a instalarlo en campo y realizar un posterior seguimiento del estado hídrico del suelo.
    Funcionamiento, el aparato consta de un depósito que se llena de agua, una cápsula porosa de cerámica y un vacuómetro para medir la presión. Su funcionamiento se base en que conforme se va secando el suelo debido a la evaporación y a la absorción de agua por parte de las plantas, dicho suelo más agua extrae del tensiómetro a través de la cápsula porosa. Esta extracción de agua crea una presión negativa en el depósito, valor que es registrado por un vacuómetro.
    De esta manera, cuanto más seco esté el suelo mayor presión de succión ejercerá sobre el dispositivo, y mayores valores de presión marcará el vacuómetro. Cuando llueve o se riega ocurre el proceso contrario, el agua penetra a través de la cápsula al interior del depósito, reduciéndose la tensión, hasta llegar a su valor inicial, cero, en caso de quedar el suelo saturado de agua.

    ResponderEliminar
  41. carlos alberto florez suarez31 de mayo de 2015, 20:44

    Tensiómetro" significa literalmente " medidor de tensión". Para absorber el agua del suelo, la planta tiene que superar la tensión de succión del suelo. Esta tensión se mide por el tensiómetro para indicar si en el suelo existe suficiente humedad disponible para la planta. Un tensiómetro consiste en un medidor de vacío y un tubo sellado con una capa de cerámica porosa. La capa de cerámica simula movimiento del agua a través del suelo. Cuando la tierra alrededor de la taza de cerámica se seca, el agua es arrastrada fuera del tubo sellado, y la lectura del medidor sube. Mientras más seco se encuentra el suelo, más alta será la lectura del tensiómetro. Cuando el suelo se moja, el agua entra en el tubo, bajando la lectura lo más cercana a cero. En diferentes suelos, la misma lectura del tensiómetro indica diferente contenido de humedad. Esto es debido a que cada suelo tiene sus propias características de retención de agua. Así que en la misma tensión, diferentes suelos retienen una cantidad diferente de agua. De este modo, los suelos pesados contienen más agua que los suelos arenosos. Por lo tanto, para los suelos arenosos, la programación de riego debe ser más frecuente y las lecturas más altas en el tensiómetro. Para la mayoría de los suelos, una lectura por debajo de 10 Cbar (o kPa) es una indicación de un suelo mojado, y por encima de 50 significa que el suelo esta seco. agrego este video. https://youtu.be/dfWmNJEtLgA

    ResponderEliminar